Alguien famoso dijo: “El orgullo divide, pero la humildad une”. Y es cierto. El orgullo divide. El orgullo no es factor de unidad. El orgullo es factor de división. Yo anoté acá:

–       El orgullo no solamente divide, aleja; mientras que la humildad atrae.

–       El orgullo te hace perder, la humildad te hace ganar.

Si tú aplicas el tema del orgullo y la humildad en relaciones humanas; especialmente en relaciones primarias como las familiares. ¿Cuántas relaciones entre padres – es decir: ‘Entre esposos’ – se dividen porque hay mucho orgullo?. Y ninguno de los dos quiere ceder. “Mientras ella no venga, se arrodille y me pida perdón, yo no la perdono”. ¡Imagínense!. ¡Un líder!. El varón es el líder. Y ese líder, con ese tipo de orgullo, va a destruir su matrimonio, va a destruir la familia. Es más, un líder con tanto orgullo puede destruir una ciudad, puede destruir un país.

El orgullo es destructivo. Imagínense la relación entre padres e hijos. El orgullo predomina y, obviamente, divide; se alejan, se distancian; ya no es grato visitar a papá, a mamá; ya no es grato visitar a mi hijo, a mi hija, porque siempre chocamos, hay mucho orgullo y ninguno de los dos queremos ceder.

“El orgullo divide”. “El orgullo aleja”. “El orgullo te hace perder”. “La humildad une”. “La humildad atrae”. “La humildad te hace ganar”. “¡Pídele a Dios humildad!. ¡Pídele a Dios que mate primero ese orgullo!. ¡Pídele a Dios primero que mate esa soberbia que te está haciendo perder tanto!. ¡No pierdas!. ¡No pierdas!. ¡Tú eres un ganador!. ¿Por qué vas a perder esas relaciones tan preciadas?”.

¡Qué triste es ver ese distanciamiento de una familia nuclear, de una familia de padres e hijos!. ¡Qué triste es que el hijo creció y se volvió orgulloso, se volvió egoísta y desconoce a su padre, desconoce a su madre, desconoce todo lo que hicieron!. ¡El orgullo enceguece!. ¡El orgullo lo hace tonto a uno!.

Vamos a hablar claro: “El orgullo hace bruta a la persona”. “El orgullo embrutece”. “El orgullo divide”. “El orgullo te hace alejarte de los más preciado en la vida”. “El orgullo te hace perder los tesoros más grandes”. ¡Deja el orgullo a un lado!. Reconoce la valía de tu papá, de tu mamá. Reconoce la valía de tu hijo, de tu hija, de tu primo, de tu tío. ¡Deja el orgullo a un lado y únete, únete!. ¡Humildad!. “La humildad une”.

Be Sociable, Share!