¿Eres una persona que se exige a sí mismo, al máximo?. ¿Cómo es tu nivel de autoexigencia?. No te estoy preguntando como eres para exigir a otros: “Cómo eres para exigir a tus hijos”. “Cómo eres para exigir a tu padre, a tu madre”. “Cómo eres para exigir a tus trabajadores”. “Cómo eres para exigir, exigir, exigir”. Para eso somos gallos todos. Para eso, digamos, somos campeones. Pero el tema es: “Nivel de autoexigencia”.

¿Cómo anda tu nivel de autoexigencia al empezar un nuevo año?. ¿Estás dispuesto a exigirte al máximo para poder lograr lo que te estás planteando?. ¿Estás dispuesto a salir, en muchas áreas de tu vida, de tu comodidad, de tu relajamiento, de tu estancamiento?. “Tu nivel de exigencia es clave”. “Autoexigencia, en este caso”. Es decir: “Que tú te exijas al máximo”. Dice un adagio: “El hombre mediocre – hablando genéricamente: Hombre o mujer, o la persona mediocre – exige todo de los demás y nada de sí mismo”. Pero: “La persona de excelencia exige todo de sí mismo y nada de los demás”.

Al empezar este nuevo año que nosotros también revisemos nuestra autoexigencia. ¿Qué nivel de autoexigencia estás teniendo?. “Si tu nivel de autoexigencia es alto, tu nivel de excelencia será alto. Si tu nivel de autoexigencia es bajo, tu nivel de mediocridad será alto, y tu nivel de excelencia será bajo”. Entonces: “Cuida tu nivel de autoexigencia”. ¡Exígete al máximo!. ¡Exígete al máximo por cumplir lo que has prometido!. ¡Exígete al máximo por hacer lo que te has planteado hacer!. ¡Exígete al máximo ser más paciente con tus seres queridos!. ¡Exígete al máximo ser más disciplinado!. ¡Exígete al máximo no enojarte tanto y no estallar tanto!.

¿Cómo es tu nivel de autoexigencia para que tengas éxito este año?. “Depende mucho de tu nivel de autoexigencia”. “El nivel de autoexigencia alto produce cambios”. “El nivel de autoexigencia alto produce transformación en tu carácter, en tu personalidad, hasta en tu estilo de vida produce cambios; porque has llegado a tener ese hábito de exigirte al máximo; o sea: ‘Demandarte mucho a ti’. ¡Deja de demandar a los demás!”. Que tú demandas de tu esposo, de tu esposa, mayor paciencia mayor amor. ¿Y tú?. ¿Y cómo estás en ese nivel?. ¡Empieza contigo!. ¡Empieza a ser el ejemplo!. “El ejemplo es clave en el liderazgo de excelencia”.

Be Sociable, Share!