“Sólo podemos cambiar nuestro mundo, no el mundo de otros”. Para ello, ellos te tienen que dar permiso. Ellos tienen que tener voluntad. Ellos tienen que darte crédito, credibilidad, a ti. ¿Cuántas personas están frustradas en esta vida porque su hijo no cambia?. Y está cansada esa mamá de decirle que cambie y que cambie. Y le ha dado Sermón “X”, Sermón “B”, Sermón “Z”. Le ha hablado en chino, en japonés, en alemán; de todas las maneras y no ha cambiado el muchacho, o la muchacha. Y se frustra la mamá, o el papá. O la esposa que se frustra porque ha tratado de cambiarlo al esposo: ¡Que cambie!. Le ha exhortado, le ha mostrado, le ha explicado. O viceversa: El esposo con la esposa. O el jefe con el funcionario, o con la secretaria, o con su compañero de equipo.

Y hay mucha gente frustrada porque los otros no cambian. Pero te tengo que dar un secreto: “No cambian porque tú no cambias”. Un secreto a voces: “No cambian porque ellos (tú mismo) no cambian”. Además, ¿sabes qué?. Están cansados de tus sermones. Cuando cambies tu manera de ser, cuando cambias tu manera de hablar; y, principalmente, cuando cambies tu manera de comportarte, los otros cambian. Ésa es una regla universal de relaciones humanas: “Los otros van a cambiar cuando tú cambies”.

Así es, amigo, amiga. “Cuando tú cambies las cosas empiezan a cambiar”. Cuando tú cambies los ambientes cambian. Cuando tú cambies las personas cambian. Es más: Cuando tú cambies tus ojos van a ver diferente. Cuando tú cambies vas a percibir diferente, vas a ver diferente a las personas. Cuando tú cambies, el problema que estás atravesando hoy, lo vas a ver totalmente diferente. El tema es que tenemos que llegar a esta conclusión: “Tenemos el poder, nosotros, para cambiar nosotros, y no para cambiar a otras personas”.

Tú puedes cambiar, y cuando tú cambias, tu mundo cambia. Cuando tú cambias, tu familia cambia. Cuando tú cambias, si eres líder, tu empresa va a cambiar, la institución que tú lideras, cambia; porque el líder es el que pone el ritmo; el líder es el que pone la velocidad. “No te frustres de tratar de cambiar a otros; enfócate en cambiar tu propia persona, tu propia vida, tus propias costumbres, tu propia conducta; y vas a ver, va a cambiar todo”.

Be Sociable, Share!