“La felicidad es contentamiento”. Me gusta esa palabra ‘contentamiento’. El Diccionario de Sinónimos dice: “Sinónimo de felicidad es satisfacción, alegría, placer, dicha, ventura, complacencia, contentamiento”. “Felicidad es hallar contentamiento”. Y este concepto viene de la enseñanza de San Pablo, el gran Apóstol, que dice tres conceptos que quisiera compartirte sobre contentamiento:

  1. “He aprendido a contentarme cualquiera que sea mi situación”. ¡Ése es un hombre feliz!. El que aprende a contentarse cualquiera que sea su situación.
  2. Segundo concepto: “He aprendido a ser enseñado en todo”. ¡Ésa es una persona feliz!. La que asimila, la que aprende, la que dice: “En todo, y para todo, yo he sido enseñado”. Hay comodidad: ¡Soy feliz!. Hay incomodidad: ¡Soy feliz!. Llueve: ¡Soy feliz!. Sale el sol: ¡Soy feliz!. Hay personas que llueve y están infelices. Sale el sol y están infelices. Sale lo otro y siguen quejándose. No se entienden a sí mismas. ¡Cuidado!. “La felicidad está dentro de ti: Actitudes, visión de vida”. Es importante el tema del ‘contentamiento’.

Así es. Hay personas que han aprendido a tener ese hábito: De estar contentas, de estar alegres, de ser positivas, cualquiera que sea la situación. Le salgan bien las cosas, le salgan regularmente las cosas, le salgan mal; igual, tienen buen ánimo. “Al mal tiempo, buena cara” – dice el adagio popular.

3. “Contentamiento” – dice el Apóstol Pablo en el tercer concepto – “Soy humilde. He aprendido a ser humilde para vivir en abundancia o en escasez”. ¡Contentamiento!. “Felicidad es estar contento, permanentemente, ‘a pesar de’”.

Be Sociable, Share!