En esta sociedad moderna, increíblemente, uno de los mejores regalos que tú puedes dar a alguien es: “Darle tu tiempo, darle tu atención, darle tu cariño, darle tu enfoque”. Porque nosotros: “Modernoides”, estamos tan enfocados en nuestras metas, tan enfocados en nuestros proyectos, tan enfocados en el dinero, tan enfocados en la fama, tan enfocados en el poder, tan enfocados en el ‘status’, tan enfocados en la ‘agenditis’, yo le llamo, que no tenemos tiempo ni para nosotros mismos, muchas veces. Ése es un mal que hay que erradicarlo, porque es que nosotros lo estamos cultivando en nuestras vidas. Y, muchas veces: “El mejor regalo que tú le puedes dar a tu esposa, a tu esposo, a tu hijo, a tu papá, a tu mamá: ‘Es tu tiempo’”.
Una de las frases más repetidas por todos nosotros, incluyéndome a mí, es: “¡No tengo tiempo!”. “¡No me alcanza el tiempo!”. “Y el tiempo se hace una de las cosas más preciadas”. El tiempo resulta ser, en esta modernidad, que quizás es uno de los tesoros más importantes que tenemos que saberlo aprovechar, saberlo invertir. Porque, muchas veces: “No estamos invirtiendo bien nuestro tiempo”. Muchas veces le estamos otorgando nuestro tiempo, que es limitado… ¡Es limitado nuestro tiempo!. Se lo estamos otorgando a segundas prioridades, a terceras prioridades. Hay gente que pasa más tiempo en sus Fraternidades, o en los cumpleaños, o actividades sociales, que en su casa. Entonces: “Está invirtiendo mal su tiempo”. Por lo tanto: “Va a tener problemas donde no pone tiempo”. “Siempre van a surgir los problemas donde tú no estás invirtiendo tu tiempo bien”. Es más: “Si son prioridades centrales en tu vida, y tú la estás descuidando, y tú no le estás dando tu enfoque, tu atención, tu tiempo limitado… ¡Tienes que darle tu tiempo!. De ahí van a salir los ‘corto circuitos’, los dolores, los sufrimientos. “Los problemas más grandes, que el ser humano enfrenta, muchas veces es porque no le aboca tiempo, no le invierte tiempo”. “Podemos producir más dinero, pero no podemos producir más tiempo”. ¡Puedes producir más proyectos!. ¡Puedes producir más éxito, si quieres!. Pero, lo que no puedes producir es más tiempo; porque tú y yo tenemos 24 horas al día; tú y yo tenemos 7 días a la semana; 365 días al año, ¡y punto!. Ahora: “La sabiduría, la inteligencia, la habilidad, la experiencia, se la nota, se la ve, cuando uno empieza a manejar sabiamente su tiempo y enfocando en tu prioridad, o tus prioridades: Tu vida personal es tu prioridad. Dios es tu prioridad. Tu familia es tu prioridad. Tu trabajo es tu prioridad. Tienes que tener equilibrio y balance para que, sabiamente, aproveches, al máximo, el tiempo limitado que tú tienes”.

Be Sociable, Share!