“¡Es que yo no puedo!”. “¡Yo he intentado pero no puedo!”. “¡Es que yo no puedo cambiar!”. “¡Es que yo no puedo ser así!”. “¡Es que yo no puedo lograr éxito!”. “¡Es que yo no puedo llevarme bien con tal persona!”. “¡Es que yo no puedo!”. Y, muchas veces, es una verdad: “Ud. no puede. Ud. necesita ayuda”. Si Ud., realmente, ha intentado, ha intentado de verdad – no para aquellos que dicen: “No puedo” y que no han intentado. ¡Ése no es el mensaje! –. Aquellos que no pueden y no han intentado, pues, intenten, intenten, hasta que puedan; y si no pueden, entonces hay una verdad, ahí: “Ud. es una persona limitada”. “Ud. tiene límites”. Un principio, un secreto para obtener éxito sin úlceras, es: “Reconocer que la fuerza y el poder no vienen de uno mismo, vienen de Dios”. Porque nosotros somos seres finitos, Dios es infinito. Nosotros somos seres limitados. Nuestro poder, nuestra capacidad, nuestras facultades, que son muchas, pero son limitadas, tenemos límites. Además tenemos debilidades. “Dios es ilimitado”. Entonces, para eso, tenemos que reconocer que si queremos un poder inagotable,  si queremos una fuerza que no pierda su valor, que no se desgaste, tenemos que tener la fuerza de Dios dentro de nosotros. Tenemos que tener el poder de Dios dentro de nosotros. “Es fundamental creer que la fuerza y el poder no vienen de ti”. Uno no lo crea la fuerza y el poder, vienen de Dios. Dios lo ha creado para nosotros. Y Dios nos lo da, para que nosotros lo ejecutemos y vivamos mejor, y tengamos calidad de vida. Entonces, si la fuerza y el poder vienen de Dios, ¿qué debemos hacer nosotros?. Seamos inteligentes, seamos sabios: “¡Apeguémonos a Dios!. ¡Acerquémonos a Dios!”. Y no es que Ud. sea religioso, sea un hombre o una mujer, práctico, inteligente, sabio. “¡Acérquese a Dios!”. Aquellos que están con Dios llegan a destino. Aquellos que están cerca de Dios tienen fuerza como la del búfalo. Tienen renovación permanente. Dice: “Pero los que confían en el Señor, renovarán sus fuerzas, volarán como las águilas, correrán y no se fatigarán, caminarán y no se cansarán”. Los que están con Dios, los que confían en Dios, los que tienen a Dios dentro de su vida, los que tienen el poder y la fuerza de Dios dentro de sus vidas, correrán y no se cansarán, caminarán y no se fatigarán. “Cuán importante es, permanentemente, ser renovado por la fuerza, por el poder de Dios, que es de libre dominio, Ud. lo puede pedir cuando Ud. guste, y Dios, con mucho placer, se lo va a dar a Ud.”.

Be Sociable, Share!