La vida se desarrolla escena por escena, etapa por etapa, ciclo por ciclo.  Y nosotros tenemos que ejercer la inteligencia que Dios nos ha dado para ¨lecturar¨ en qué etapa estamos viviendo. Por ejemplo: El ciclo de vida o la etapa de un joven profesional, es diferente a la etapa y al tipo de ciclo de un profesional senior. Un joven profesional de 24 a 30 ó 35 años, tiene toda la gasolina, tiene toda la energía, es ejecutivo, ejecutor, pero el ciclo de vida de un ejecutivo o un profesional senior, que tiene 50 ó 55 años, ó 60 años, ya no tiene la energía que tuvo antes; pero tiene otra cosa que el joven no tiene: Tiene experiencia, tiene sabiduría.

Pero aquí, yo quisiera alertarle: No trate de hacerlo todo en una sola etapa, la vida tiene muchas etapas. No trate de comer todo, en la vida, en un sólo día, coma día a día. La comida de 10 años, Ud. no se la puede comer en un día, en una sentada, igual que la comida de 5 años, Ud. no se la puede comer en una sola sentada. Lo mismo es con las etapas y los ciclos. Lo que Ud. no pudo hacer en esta etapa de su vida, a lo mejor, en la próxima etapa, se reivindica y lo puede hacer.

Acá les dejo el principio que quiero dejarles: “Vivir un día, a la vez, con fe y con esperanza”. Es muy importante vivir un día a la vez, pero es incompleto si Ud. no lo vive con fe y con esperanza. La fe y la esperanza son fundamentales para todo tipo de vida, todo tipo de circunstancias. La fe es la certeza de lo que Ud. espera. La fe es la convicción que Ud. tiene que se va a lograr. Aunque Ud. no lo ve, pero Ud. tiene fe, y esa fe es un don de Dios.

Recuerde el principio: “Viva un día a la vez, pero con fe y con esperanza, que mañana va a ser mejor y que mañana tiene una nueva oportunidad”.

Be Sociable, Share!