Ante tantos fracasos en los matrimonios, el ser humano moderno ya piensa que va a fracasar. Se ha proliferado, se ha arraigado bastante, en el ser humano moderno, el miedo, el temor al fracaso, en el matrimonio, porque hay muchos fracasos. Pero si vemos nosotros matrimonios de éxito, o matrimonios estables, o matrimonios llevaderos; revisamos un poco y vemos que tienen fundamentos, y esos fundamentos son principios. Los principios son fundamentos claves para la estabilidad y la felicidad en un matrimonio. Vivir por principios y no por impulsos, o por emociones, es clave para mantener un matrimonio saludable. Vivir por principios, no por el impulso, no por el calor de la pelea, o no por el calor que alguien se desguañangó y estalló, y el otro le contesta, y ya se agarraron en una discusión y, a veces, terminan en agresiones verbales muy fuertes, o agresiones físicas. ¡Increíble!. ¡Dos personas que se aman, se despersonalizan! Lo increíble del ser humano que rápido pierde el amor, rápido se “desintoniza” del amor y se sintoniza con su rabia, se sintoniza con su frustración, se sintoniza con su enojo y ya, estalla; pero, muchas veces, por falta de plantearse principios que son fundamentos en el matrimonio. Y tenemos que construir el matrimonio en eso. Si queremos que el matrimonio, realmente, permanezca y sea un matrimonio feliz, exitoso, planteémonos principios. De los muchos, déjenme darles algunos:

Principio  1: “Mi cónyuge es diferente y por esto tengo que aceptarla”. Tantas personas se frustran porque su cónyuge es diferente y quieren hacerla a su manera, y esperan que sea otra persona. ¡No! Tu cónyuge no va a ser otra persona. Es él, o es ella. Hay que aceptarlo.

Principio 2: “El respeto a la persona trae paz y desarrollo”. ¿Quieres paz en tu matrimonio? ¿Quieres que de desarrolle tu cónyuge? ¡Respétalo! Respeta su opinión. Respeta su persona. Respeta sus reacciones. Respeta su forma de ser.

Principio 3: “Nunca agredir a mi cónyuge”. No agredas verbalmente. No agredas físicamente. ¡Nunca!. ¡Contrólese! ¡Cuente hasta 1.000! ¡Cuente hasta 2.000! ¡Contrólese! Ud. puede tener dominio propio, sino, pídaselo a Dios, Él le va a dar dominio propio, templanza.

Vivir por principios y no por impulsos, o por emociones, es clave para mantener un matrimonio saludable.

Be Sociable, Share!