Yo no creo y no veo la vida como una “montaña rusa”, que uno siempre va por arriba, y otras veces por abajo, Un subi-baja. Decía un conferencista famoso: “La vida, más bien, es dos rieles”. En una riel está el bien, y en otra riel está el mal, ambas van en paralelo y depende de nosotros elegir por cuál riel vamos a ir. La vida es una riel, no es una montaña rusa. Depende de nosotros el tomar decisiones sabias y saber elegir. Saber ejercer lo que Dios puso en nosotros: El libre albedrío y capacidad de elegir. Tú eliges amar; o tú eliges no amar, u odiar. Tú eliges hacer el bien y vivir para el prójimo. Tú eliges vivir al egoísmo, vivir para la soberbia, vivir para el orgullo. Uno elige. La vida son dos rieles, no una montaña rusa que uno va: sube y baja.

Es más, ese tipo de vida estalla, ese tipo de vida explota, porque es una vida de inestabilidad, una vida que te pasa facturas caras a tu vida. Por eso es muy importante entender lo de “la riel”. Porque “la riel” no es sube y baja, no es montaña rusa. “La riel es rectilínea”. “La riel te lleva donde Dios ha determinado llevarte”. Pero te da la elección. Basta de esperar lo que Dios te ha dado, porque ya Dios te ha dado tu rol. Tu acción es conquistar, es recuperar, es entender. Recuerda esto: Tú eres un conquistador, Dios te ha hecho un logrador. Nos toca sacudirnos, de encima, las excusas, las justificaciones que tanto daño nos hacen; porque las excusas nos hacen daño. Las excusas no nos dejan llegar a destino. Las justificaciones. Nosotros nos damos la razón a nosotros mismos, muchas veces, erróneamente; y nos mentimos y nos engañamos.

Dios te ha dado la capacidad de conquistar, de recuperar lo que has perdido y de lograr.

Entonces: Métele todo tu ser en la cancha, deja todo tu corazón en la cancha de tu vida, para que te vaya bien, para que tengas éxito.

Be Sociable, Share!