Pensamiento del día:

“El líder que no avanza, no lidera”

 

Dice el proverbio famoso: “El perezoso, el flojo, el que no tiene iniciativa, el que no se mueve, el pasivo; desea, desea, pero no alcanza, no avanza”. Sin embargo, dice el proverbio: “Los diligentes siempre prosperan: Diligentes, valientes, esforzados, luchadores”. “Valiente es lo contrario de flojo, de perezoso”. Cuán importante es que nosotros utilicemos, al máximo, todas nuestras energías. Cuán importante es que, Ud. y yo, nos habituemos, nos acostumbremos al trabajo arduo, al trabajo valiente. A no estar postergando, a no estar dejando, a no estar entrando en los caminos de la pasividad, del conformismo. “Los valientes siempre prosperan” – dice el proverbio. “El líder que no avanza, no lidera”. En liderazgo: “El líder que no avanza, el líder que no crece, el líder que no madura, va perdiendo liderazgo. ¡No avanza!. ¡Va quedándose atrás!. Y, cada vez, la gente le respeta menos, o le sigue menos”.

Reitero el hábito de la excelencia vs. el hábito de la mediocridad. El hábito de la valentía vs. el hábito de la dejadez, de la pereza, de la pasividad. Y es que uno no nace ni flojo ni valiente. Es que uno se hace, uno se habitúa. Hay personas que se habitúan a lo mínimo. Hay otras personas que su hábito es de excelencia y se habitúan a lo máximo: Aspiran, ambicionan, desean más; y lo trabajan, y lo trabajan, y lo luchan. Recuerde, en liderazgo de excelencia: “El líder que no madura pierde influencia, pierde relaciones, pierde crédito; es decir: ‘Credibilidad’”. Porque un líder dejado, un líder descuidado, un líder que no madura, que no crece: ¿Cómo va a poder liderar a los demás?. ¿Quién va a querer seguir a esos líderes?. “No dejemos que la pereza, o la dejadez, o el descuido sea parte de nuestra vida”. “Habituémonos a cosas de excelencia”. “Habituémonos a ser valientes”. “Diga: ‘¡Yo soy valiente!’”. “¡Yo soy valiente!”, todos los días, diga. Que ése sea su código: “¡Yo soy valiente!”. “El valiente siempre prospera”.

Be Sociable, Share!