“La tolerancia es el respeto a la persona. Es el respeto a su forma de ser, a su individualidad, a las diferencias que tiene”.

Porque no hay un solo ser humano igual. Es más, ¿sabía Ud. que entre los siete mil ‘y pico’ millones de personas, que hay en el mundo, no hay una persona que tenga mi misma huella digital?. No hay una sola persona. Hay siete mil millones, y más, de personas con diferentes huellas digitales. Es que Dios nos hizo a todos humanos, pero a todos diferentes: “Somos diferentes”. Y el que sabe respetar las diferencias se convierte en una persona tolerante y paciente, y se gana mucho.

“La persona que aprende la tolerancia, la paciencia, es una persona que ha avanzado mucho en el camino del éxito”. Porque esa tolerancia, esa paciencia, le sirve para todo. ¿Para qué no te sirve la paciencia?. A ver: ¡Dime!. “¡Te sirve para todo!”. En tu casa, con vos mismo, en el trabajo, para hacer colas, para hacer filas, para saber esperar, y no desesperarse y terminar tomando malas decisiones.

“El tolerante, el paciente se pone siempre en el lugar de los demás, y trata de comprenderlos desde su punto de vista”. “Cuán importante es desarrollar la paciencia y la tolerancia”. “Cuán importante es desarrollar el diálogo fluido, la comunicación; esto alimenta la tolerancia”. El diálogo paciente. El diálogo que se pone en el lugar del otro, que trata de respetar la individualidad, que trata de respetar las diferencias.

¿Cuántos matrimonios se podrían haber ahorrado si se hubiera practicado, adecuada y oportunamente, la tolerancia, la paciencia?. 75% de los matrimonios se rompen, se deshacen, muchas veces por falta de tolerancia y paciencia; por falta de respeto a las diferencias.

“La tolerancia desarrolla el espíritu de unidad”. “La tolerancia desarrolla y facilita la cooperación y la interacción”. “La tolerancia, la paciencia, trae unidad y evita la división”. Practiquemos eso en la casa, en el hogar, en el trabajo.

“Paciencia y tolerancia: Factores de éxito”.

Be Sociable, Share!