“La vida es rápida”. Todos llegamos a un acuerdo, y todos acordamos, y todos pensamos que es así: “La vida es rápida”. Pero, en realidad, la vida es rápida depende de cómo tú la vivas. “El que no es rápido queda fuera de la carrera”. “El que no es rápido nunca va a tener éxito”. “¡Um!. ¡Um!” – yo digo. “¡Um!. ¡Um!”. Cuidado con eso. No la exageremos.

No se deje meter esa filosofía de vida que Ud. tiene que ir a 1.000 Km. por hora, que Ud. tiene que acelerar; y su carro, llamado vida, tiene acelerador pero nunca tiene freno. ¡No!. ¡No!. “La vida tiene pausas”. “Hay muchas maneras de ganar sin velocidad”. Y resulta que nos están enfermando porque nos están metiendo a la cabeza, al corazón, que el que no llega primero no tiene éxito; que el que no es más veloz no tiene éxito; y todos tenemos que estar correteando.

Y parece, a veces, que, en nuestras vidas, parecemos ‘moscas locas’, ahí, ‘a carrera’. Y después, ¿qué sufre?: “Cerebro, corazón, estómago”. Porque estamos viviendo, solamente: “¡Rapidez!. ¡Rapidez!. Rapidez, pero sin pausa”. “¡Rapidez!. ¡Rapidez!. Actividad rápida, actividad veloz pero sin tranquilidad, sin calma. Entonces: “Eso te va a enfermar”.

Yo quiero darte algunos consejos sobre este tema, porque, a más de uno, está enfermando este asunto que la vida debe ser rápida, tenemos que ser rápidos, tenemos que ser veloces. ¡Sí!. En una parte. Acá no la vamos a exagerar. Vamos a tratar de dar un punto de vista equilibrado. Pero déjame decirte algunas cositas. Tú, que estás ahí como  ‘mosca loca’, a lo mejor. Tu vida es que sales, entras, rajando por todos lados, yendo por todos lados, empujando, presionando, tensionado, estresado. ¿Qué es estresado?. “No tienes estrés. Tienes ‘escuatro’, ‘escinco’, ‘esseis’ ya”.

¡No!. ¡No!. ¡No puede ser!. ¡Eso no es calidad de vida!.

Un consejo: “El éxito no le pertenece a los fatiguillas”. El mundo del éxito no es para fatiguillas. “Es para gente rápida, pero que sabe hacerlo con calma”. Que sabe hacerlo con serenidad. Que sabe hacerlo sin dejar muertos ni heridos en el camino. ¿De qué te sirve dejar muertos y heridos y salirte con la tuya?.

El mundo no es de los fatiguillas. ¡Cálmate!. ¡Aprende a desacelerar!. “Aprende la paciencia y cultívate en los caminos de la paz”.

Be Sociable, Share!